www.eiralabs.es
insomnio

¿Sufres insomnio o duermes poco? Soluciones para descansar bien

¿Sufres insomnio? Soluciones para descansar bien

El insomnio es uno de esos males que te impiden descansar correctamente y que, por desgracia, cada vez afecta a un mayor número de personas. ¿Quieres saber cómo combatirlo? ¡Toma nota!

¿Qué problemas puede causar un mal descanso?

Dormir poco o mal puede ser, paradójicamente, una auténtica pesadilla para quienes lo padecen. Además, sus consecuencias pueden hacerse visibles durante el día y apreciarse en tus emociones o en tu rendimiento mental y físico. Algunos de los efectos pueden ser los siguientes.

  • Malestar general.
  • Agotamiento.
  • Cambios de humor.
  • Disminución de la capacidad de toma de decisiones y de atención.
  • Deterioro en la respuesta motora y retraso en la reacción ante estímulos.
  • Ralentización del habla y reducción del campo visual.
  • Deterioro de ciertas funciones cerebrales.

Como puedes apreciar, la falta de descanso nocturno puede tener consecuencias en tu rendimiento diario y reducir tu calidad de vida. Pueden aparecer situaciones de riesgo como la somnolencia al volante, durante el trabajo o al practicar deportes. Además, si esto te sucede a menudo, pueden aparecer problemas de salud en forma de patologías o enfermedades.

¿Qué es el insomnio?

Se conoce así a la falta de capacidad de una persona para conciliar el sueño y tener un descanso pleno durante la noche. Algunos de los factores que pueden alterar o dificultar este son: el estrés, un ritmo acelerado de vida o los problemas económicos.

Existen varios tipos de insomnio. Los repasamos.

  1. Transitorio. El que se produce durante un período de tiempo inferior a 3 meses.
  2. Crónico. Cuando esta situación persiste durante meses o años.
  3. De inicio. Tienes problemas para dormir durante los primeros 30 minutos.
  4. De mantenimiento. El problema aparece para seguir durmiendo. Te despiertas por la noche o antes de tiempo.

Causas habituales

Sus causas suelen ser la combinación de factores psicológicos, médicos y personales. Por tanto, en cada persona su impacto puede ser diferente. Asimismo, la menopausia o el embarazo también son dos factores muy relevantes y que pueden tener un impacto negativo en tu descanso.

Pero existen factores externos que también pueden influir en tu capacidad para mantener o conciliar el sueño. Aquí se puede destacar el consumo de ciertas sustancias y medicamentos, los viajes transoceánicos, horarios de trabajo rotativos o problemas personales.

También hay que destacar hábitos poco saludables. En este contexto se pueden incluir la falta de rutinas para dormir, ver la televisión o navegar por Internet antes de dormir, trasnochar en exceso…

Por otra parte, debes tener en cuenta que la piel está expuesta a la acción de los radicales libres y que, al dormir, la melatonina los combate favoreciendo la reparación de tu piel. Por tanto, si quieres tener un aspecto perfecto, necesitas descansar plenamente. Además, el insomnio puede ser un signo subyacente de otros problemas como el estrés, el dolor crónico o la depresión.

night colagen face 3 1 1

¿Cómo combatirlo eficazmente?

Si eres una de las personas afectadas por esta situación, ¡no lo dejes pasar y toma las riendas! Sigue estos consejos para combatirlo.

  1. Utiliza la cama para dormir. Algunas personas ven la tele, trabajan, leen o comen en la cama. Esto no es recomendable. Por otro lado, asegúrate de tener un colchón confortable.
  2. Evita las siestas largas. Estas no deben superar los 10 o 20 minutos de duración. Asimismo, no es recomendable hacerlo después de las 16:00.
  3. Cuida tu alimentación. Evita cenas copiosas y de digestión pesada. Puedes tomar bebidas relajantes (manzanilla o valeriana) destinadas a reducir la ansiedad y que contribuyan a conciliar el sueño. Evita consumir bebidas excitantes u otras sustancias como, por ejemplo, el tabaco y el alcohol.
  4. Practica ejercicio físico. Haz deporte de forma regular durante el día. Es importante que lo hagas durante el día y que no pasen menos de 3 horas desde que lo practicas hasta que te vas a la cama.
  5. Nutricosmética. El consumo de ciertos complementos alimenticios te ayudará no solo a cuidar tu piel, sino también a lidiar con el estrés y a mejorar la calidad del sueño. Dos ejemplos son: Eiralabs Night Collagen Active Relax & Beauty y Eiralabs NIGHT Collagen Active.
  6. Establece una rutina saludable antes de ir a la cama. Lo ideal es establecer unos horarios para acostarte y levantarte. Es muy poco recomendable tener una actividad cerebral elevada antes de dormir. Una ducha caliente puede ayudarte a descansar mejor y, si lo consideras necesario, también puedes meditar o realizar técnicas de respiración.
  7. Crea un ambiente apropiado. Baja la intensidad de la luz, al menos, un par de horas antes de ir a la cama. Gracias a una iluminación suave conciliarás mejor el sueño. Asimismo la música relajante, instrumental o con sonidos de la naturaleza te inducirá el sueño. Recuerda que el dormitorio debe estar fresco y oscuro; lo ideal es una temperatura de entre 16 y 20 ºC.

Como ves, el insomnio es una preocupación que debes solventar, ya que puede producir ciertas alteraciones que condicionarán de forma inevitable tu día a día. Por ello, te recomendamos que sigas nuestros consejos y actúes cuanto antes. ¡No te arrepentirás!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba